Ver el arxhivo en PDF >

Siendo enfermera oncológica en el Hospital Germans Trias i Pujol se dio cuenta de que las mujeres, tras superar el cáncer, lo seguían recordando al mirarse al espejo. A su pecho, reconstruido, le seguía faltando el toque de feminidad, la areola. Mª Dolores Pérez investigó y decidió formarse para poder ofrecer a estas mujeres una recuperación completa…

Continuar leyendo en larazon.es >